Impulsa tu Negocio:
De Prospectos a Clientes Leales

Cambia una cosa y haz tus productos y servicios irresistibles, aumentando instantáneamente el poder de atracción y las ventas.

Importante

Por que quizás…


Mi forma de enseñar igual y no te gusta o no te sirve en lo absoluto.

Puedes creer que no es tu momento o que yo no sé de lo que hablo.

No sé dónde está, ni tengo el botón mágico para que cada negocio alcance el éxito deseado.

En ingeniería todo se resume en entradas, procesos y salidas, en la vida de un dueño de negocio también aplica, pero es un poco más divertido que eso.

Entonces, va a quedar a tu criterio, experiencia y etapa en la que esté tu negocio, averiguar si lo que aquí enseño funciona para tí.

Dicho lo Anterior

Recibe de inmediato y por correo: Un regalo.

Para que no te falten…prospectos, clientes, ni ventas.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.No me gusta el spam, tu información está 100% protegida.
Cargando

IMPORTANTE: En cada correo que mando, de dos a tres minutos de lectura, ofrezco mis productos y servicios, si eso no va contigo te das de baja en un par de clics.

Vender no es popular…

hasta que entiendes lo fácil que es hacer dinero con la maniobra adecuada

Estas son algunas razones por las que no vendes más:


  • Y no es el miedo o la pena a vender.

  • Tampoco que tus productos o servicios sean de mala calidad, al menos confío en que parezcan buenos.

  • Y mucho menos a que tu negocio sea ilegal, no, no, nada de eso.

Existe un “algo” que es mucho más importante mejorar, que te puede ayudar a recuperar la fe en tu negocio, en el mercado y en los clientes; para que así dejes de perder valioso tiempo en estrategias que no funcionan; pero que si no lo cambias, tendrás un negocio en plena fase de hundimiento. 

Mira, te cuento:

Ya te mencioné que soy ingeniero, de sistemas, computacionales.

Lo que quiere decir que me gusta ver las cosas como un problema que se puede resolver implementando procesos y sistemas.

Pues bueno, a lo largo de los últimos diez años he implementado de todo tipo de negocios.

Comercio electrónico, vendiendo artículos para bicicletas, eBooks del nicho de superación personal, consultorías a negocios físicos, creación de videos animados, he sido agente inmobiliario y la lista podría continuar. 

Sabía que todas la opciones anteriores eran una buena oportunidad…

¡Quería emprender mi propio negocio y lo hice!, múltiples veces

Hasta ahí todo bien

pero me estanque y el tiempo pasó.

Entre mi empleo y algún nuevo emprendimiento,

Me volví un perseguidor de oportunidades…

Las veía, las analizaba, las implementaba, vendía y fracasaban.

Los días, semanas y meses comenzaron a saberme exactamente igual… a NADA.

Así que un día después de varios años, me levanté, me fui a correr, me senté y pensé…

…¿Qué me está pasando?

¿Por qué emprendo en algo, funciona y luego no?


  • Sabía que no era miedo o pena, por que lo implementaba y vendía.

  • Ni siquiera era falta de motivación, bueno a veces sí, porque después de intentarlo una y otra vez, la verdad es que no siempre terminas creyendo en ti, en tu producto ni en la gente, pero no, tampoco era eso.

  • ¡Y fue entonces cuando lo descubrí!, mi capacidad de poder implementar y hacer funcionar un negocio por un tiempo me estaba impidiendo hacerlo de la manera correcta desde el principio para mantenerlo al largo plazo.

Saber que tener una idea, implementarla y vender era posible para crear un negocio.

 

¿Y cuál es el problema en eso?, te estarás preguntando.

Pues que tener una idea, implementarla y hacerla funcionar por un rato no era suficiente, y entonces en lugar de enfocarme en lo que en verdad funciona, perseguía cada oportunidad de negocio que brillara o que estuviera de moda.

Lo que provocó que aparecieran las excusas, es que el producto, es que los clientes, es que la situación económica, es que el país, es que el gobierno, es que, es que, es que.

Para cuando me di cuenta, había creado un hábito mental de empezar todo  tipo de negocio y terminarlo a penas dejaban de llegar clientes.

No tenía miedo, pena, ni estaba desmotivado para vender, pero lo estaba haciendo mal, ¿Consecuencia?: EMPEZAR UNA Y OTRA VEZ.

¿Cómo lo resolví?

Con el tiempo descubrí que los emprendedores, dueños de negocios, profesionales, coaches, speakers y hasta el vecino; todos querían poner en frente de clientes potenciales un producto o un servicio, pero empezaban mal….

…Empezábamos dijo el otro.

Es cierto, todos empezamos un día, 

desde abajo, 

desde cero,

Pocos son la excepción, y casi estoy seguro que tu y yo no la somos.

A veces GRATIS, a veces a un precio ridículo.

¿Problema con eso?; ¡Ninguno!

El mercado necesita eso…

… Que haya personas que regalan su trabajo al principio o que lo mal baratan al largo plazo.

En el mundo del marketing, persuasión, negociación y ventas, siempre habrá una estrategia, una plantilla o una guía paso a paso para intentar que la gente compre.

Pero los emprendedores estamos tan metidos en la operación de nuestros negocios que difícilmente consideramos aprender una habilidad que nos permita mostrarle al mundo nuestro valor, el de nuestro producto, el de nuestro servicio.

Aja, pero ¿Cómo lo resolviste?

Dejando de lado mi ego, mi frustración, mis estrategias y negocios fallidos…

Aprendí esto:

Esta primera habilidad,

 

Por que hubo más.

 

Y luego otras.

Mira,

 

Para dejarlo simple.

 

Encontré esto, lo aprendí, lo apliqué, funcionó y lo comparto contigo.

Y así fue…

Te lo doy de inmediato y por correo: Un regalo.

Para que no te falten…prospectos, clientes, ni ventas.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.No me gusta el spam, tu información está 100% protegida.
Cargando

IMPORTANTE: En cada correo que mando, de dos a tres minutos de lectura, ofrezco mis productos y servicios, si eso no va contigo te das de baja en dos clics.